No hace falta acercarse a la edad de jubilación para soñar con vivir una vida sin obligaciones laborales y sin horarios fijos; sin el sobresalto del despertador, y con el placer de dedicar tiempo ¡al fin! a actividades pospuestas una y otra vez. Sin embargo, cuando se acerca el momento de retirarse, surgen numerosos interrogantes. ¿Debería mudarme? ¿Cuál sería en mis circunstancias el mejor sitio en el que vivir? ¿Tendré a mi alcance todos los servicios necesarios? ¿Me beneficiaré en el nuevo lugar de una buena atención médica?

Para resolver estos y otros muchas dudas, la publicación norteamericana International Living elabora el Annual Global Retirement Index, un análisis detallado anual de los mejores lugares del mundo en los que vivir al llegar la jubilación. El trabajo, basado en encuestas realizadas a editores, corresponsales y colaboradores de todo el mundo, repasa aspectos relacionados con el desarrollo de la zona, el clima, los permisos de residencia, la vivienda, las divisas, la atención médica, el coste de vida o la situación política.

Lee también

La combinación de todos estos factores ha determinado que Portugal es, hoy por hoy, el mejor lugar en el que jubilarse. El país encabeza un top ten, en el que figuran cinco destinos europeos, cuatro latinoamericanos y uno asiático. El listado, más allá del cambio de posiciones, apenas difiere del publicado en 2022. Desaparecen Malta y Uruguay y, en su lugar, aparecen Grecia y Tailandia. Por lo que respecta a España, el estudio confirma que es un excelente lugar en el que vivir. Este 2023 mejora situación, ocupando el puesto número 6, tres por delante de la posición alcanzada el año pasado.

1. Portugal

Horizontal

Playa de Dona Ana (Algarve)

Otras Agencias

El lugar más popular para jubilarse del planeta está considerado uno de los países más seguros del mundo. Portugal es tierra de gentes amables, buenas infraestructuras, una gastronomía y un clima excelentes, y rincones que pueden satisfacer al jubilado más exigente. Ciudades vibrantes como Lisboa Oporto, con una animada vida cultural y social; paisajes junto al mar de arenas doradas y aguas turquesas salpicados de formaciones rocosas irregulares, y un interior de pueblos medievales, castillos y suaves colinas son algunos de los argumentos que lo encumbran en la primera posición.

El estudio ha determinado que, como regla general, una pareja puede vivir cómodamente en Portugal con unos ingresos de entre 2.300 y 2.800 euros mensuales, según su estilo de vida; un importe algo superior si se establece en las dos principales ciudades del país o en el Algarve.

2. México

San Miguel de Allende, una de las ciudades mexicanas más deseadas por los turistas

San Miguel de Allende, una de las ciudades mexicanas más deseadas por los turistas

FERRAN TRAITE

México es un país de climas y estilos de vida dispares y una cultura diversa, con ciudades coloniales y pueblos tranquilos, desiertos soleados, balnearios animados, montañas cubiertas de nieve y bosques húmedos tropicales. Está bien comunicado con Estados Unidos por aire y por tierra -la red de carreteras es aceptable- y dispone también de unos servicios de internet, electricidad y telefonía móvil fiables, y sanidad pública y privada, en este último caso, más económica que su vecino.

Vivir cómodamente en México puede suponer un desembolso medio de entre 1.800 y 2.300 euros mensuales por pareja

Vivir cómodamente e integrarse en una comunidad amigable como es la mexicana -algo fácil- puede suponer un desembolso medio de entre 1.800 y 2.300 euros mensuales por pareja. Los destinos más demandados para retirarse están dispersos por todo el país, desde localidades caribeñas de la Riviera Maya o Mérida, a rincones del Pacífico, como Puerto Vallarta, Puerto Escondido o Mazatlán; el lago Chapala, San Miguel de Allende o San Cristóbal de Las Casas, en las tierras altas, y la península de Baja California.

3. Panamá

Una calle del casco antiguo de Ciudad de Panamá

Una calle del casco antiguo de Ciudad de Panamá

Getty Images

Quien conoce Panamá y, concretamente su capital, asegura que lo tiene todo: sol, vida nocturna, restaurantes y cafés, museos y galerías, teatros, parques, buenas comunicaciones y acceso a algunos de los mejores médicos y hospitales de América Latina. Rincones como Boquete, un exuberante pueblecito de montaña de clima primaveral todo el año, islas como las caribeñas de Bocas del Toro, a una hora de vuelo de la capital; el distrito caribeño de Portobelo, a unas dos horas en automóvil, o el archipiélago de las Perlas son algunos destinos preciados por los foráneos.

El país cuenta con una extensa colonia de expatriados, a los que ofrece buenas condiciones para establecerse. Los gastos mensuales se sitúan alrededor de los 2.500 euros mensuales, una cantidad que permite vivir con comodidad.

4. Ecuador

Isla Bartolomé, en las Galápagos (Ecuador)

Isla Bartolomé, en las Galápagos (Ecuador)

Guenter Guni

Situado entre Colombia y Perú, Ecuador ha visto como en el último lustro su turismo aumentaba un 30%. El país atrae a norteamericanos, europeos, mochileros de año sabático y expatriados que encuentran aquí la combinación perfecta de clima templado y cultura a precios asequibles. A pesar de las grandes diferencias entre zonas, ofrece, por lo general, comodidades como internet de alta velocidad, el uso del dólar americano como moneda de curso legal, buen transporte público, y una atención médica y una vivienda asequibles. El segundo país más pequeño del continente es uno de los lugares de la Tierra con mayor diversidad ecológica, con cerca de dos mil kilómetros de costa, uno de los volcanes más activos del planeta y el archipiélago de las Galápagos.

El coste de vida en Ecuador se establece entre los 1.400 y los 1.700 euros mensuales, con los que se puede vivir cómodamente. Es posible ser dueño de una casa en la costa del Pacífico o una propiedad con excelentes vistas en los Andes por alrededor de 140.000 euros. Aunque los expatriados están diseminados por todo el país, numerosos de ellos se establecen en Quito o Cuenca, dos ciudades patrimonio de la humanidad, por su espectacular arquitectura y sus servicios.

5. Costa Rica

Naturaleza desbordante cerca del parque nacional Volcán Arenal de Costa Rica

Naturaleza desbordante cerca del parque nacional Volcán Arenal de Costa Rica

Getty Images/iStockphoto

Más del 10% de sus cinco millones de habitantes son expatriados, muchos de ellos jubilados, seducidos mayoritariamente por su clima tropical; la naturaleza; el carácter amable de sus gentes; las buenas comunicaciones con América del Norte, y, probablemente, por el coste de la vida, ya que el precio de la vivienda es muy atractivo. La “Suiza de Centroamérica” destaca además por su estabilidad política, su compromiso por el medio ambiente y su progresismo social. En Costa Rica es posible vivir un estilo de vida saludable y activo, con la oferta de múltiples deportes y actividades al aire libre, desde las playas tropicales de Guanacaste o las verdes selvas del sur y el Caribe, pasando por San José y el Valle Central.

Una pareja puede vivir cómodamente, sin grandes excesos, con un presupuesto mensual de entre 2.300 y 2.800 euros, que incluiría  el alquiler de una casa con aire acondicionado,  manutención, entretenimiento, transporte y atención médica. Con la irrupción de la pandemia, Costa Rica  ha impulsado nuevas iniciativas para ayudar a los expatriados a invertir y a instalarse en el país con la nueva visa de nómada digital y una ley actualizada para atraer a jubilados.

6. España

Calella de Palafrugell, en la Costa Brava

Calella de Palafrugell, en la Costa Brava

Getty Images/iStockphoto

El clima, una cultura acogedora, su estilo y su nivel de vida -a pesar del alza de los últimos tiempos- son  los atractivos que han convertido España durante años en el destino favorito de británicos, alemanes y otros europeos del norte para jubilarse y pasar sus últimos años. Y, según el Annual Global Retirement Index, ahora también es una excelente opción para los norteamericanos. El estudio pone énfasis en  la oferta gastronómica, el excelente sistema de salud -público y privado-, las buenas infraestructuras de comunicaciones, la seguridad, la mentalidad abierta y la belleza del país, con paisajes y escenarios para todos los gustos.

España puede ser considerado uno de los lugares más baratos y a la vez más caros del Mediterráneo

Destacan la costa mediterránea, con una media de entre 300 y 320 días soleados al año; la costa noroeste, un área verde y húmeda, y una tercera zona, montañosa y con un clima más frío, centrado en los Pirineos. Requieren una mención aparte las grandes ciudades, con Madrid Barcelona como principales urbes, con una oferta cultural infinita, junto a otras de la talla de ValènciaSan Sebastián o Granada. Elegir el lugar en el que retirarse y vivir en España condiciona sobremanera el presupuesto mensual, de forma que, paradójicamente, puede ser considerado uno de los lugares más baratos y a la vez más caros del Mediterráneo.

7. Grecia

Horizontal

Oia, Santorini

Terceros

Los motivos para vivir una jubilación dorada en Grecia no son una sorpresa para nadie: sol, una belleza natural deslumbrante, su hospitalidad, un coste de vida asequible, una excelente gastronomía y una historia milenaria que ha dejado como herencia impresionantes sitios arqueológicos. Si bien es cierto que la historia es impresionante, el país es especialmente conocido por sus espectaculares islas y por su clima. Grecia tiene un promedio de más de 250 días de sol al año, pero ello no significa que no tenga unas estaciones más o menos marcadas (en rincones como Atenas, ocasionalmente puede llegar a nevar en invierno).

Entre los aspectos que valoran especialmente quienes planean su retiro es el respeto y la inclusión de las personas mayores en la vida social y la atención médica de calidad, una circunstancia que ha convertido el turismo médico en un segmento creciente de la economía griega. El coste de vida, además, es relativamente bajo: el salario medio no alcanza los 20.000 euros. International Living señala como único inconveniente la burocracia, lenta e inconsistente.

8. Francia

Simiane-la-Rotonde, en la provenza francesa

Simiane-la-Rotonde, en la Provenza francesa

Getty Images/iStockphoto

Con frecuencia se olvida que Francia es mucho más que París; un país ideal para establecerse, y en el que el art de vivre (el arte de vivir) está arraigado en la sociedad. El placer por el vino, la gastronomía -inscrita por la Unesco como patrimonio mundial inmaterial- y la conversación, a ritmo lento, forman parte de su ADN. El país cuenta con un régimen de atención médica excepcional y excelentes beneficios sociales.

Las posibilidades de instalarse en Francia son interminables y con opciones climáticas y económicas muy diversas entre sí. Desde los soleados viñedos del sur, de pueblos de piedra; el Mediterráneo, con Niza, la joya  de la Costa Azul, en la Provenza, votada como uno de los mejores lugares para expatriados en toda Francia a pesar de su alto nivel económico; la Dordoña, conocida como la tierra de los 1001 castillos, o las regiones de Normandía, Bretaña, Lorena y Alsacia que, no solo son fascinantes desde el punto de vista cultural e histórico, sino que también ofrecen la mejor relación calidad-precio de todo el país.

9. Italia

Monarola, uno de los pueblos que conforman las Cinque Terre

Monarola, uno de los pueblos que conforman las Cinque Terre

Getty Images/iStockphoto

Como Francia, Italia es una gran atracción para iniciar una vida como jubilado. La diversidad climática; la topografía; sus playas; sus vinos y su gastronomía; la atención médica -de la mejores del planeta-; el deporte, y el estilo de vida son probablemente factores que influyen en que sus ciudadanos vivan de promedio de uno a cinco años más que sus vecinos de la Europa occidental y que los estadounidenses. Su lista de atracciones es  interminable, suficiente para satisfacer a los jubilados más exigentes, sus infraestructuras son de calidad  y, sin embargo, el coste de vida no es elevado, sobre todo en las áreas menos turísticas y más meridionales.

Existen diversas zonas climáticas, desde las playas bañadas por el sol del sur de la península, de Sicilia y Cerdeña, hasta el esquí y el senderismo de temporada en los Dolomitas y los lagos alpinos del norte. En todas ellas los foráneos son bienvenidos. Como curiosidad, en algunos pueblos o provincias intentan atraer a nuevos residentes con incentivos que van desde el pago de parte del alquiler por un período de tiempo a los trabajadores en línea, a la oferta a 1€ de casas que requieren inversiones de rehabilitación como contrapartida para instalarse en la zona.

10. Tailandia

Una embarcación de madera tradicional en Railay Beach, en la provincia de Krabi

Una embarcación de madera tradicional en Railay Beach, en la provincia de Krabi

Getty Images/iStockphoto

El único país asiático situado en el top ten de International Living es Tailandia, tiene un clima cálido, está bañado por el sol y atrae especialmente a los aventureros y amantes de la naturaleza y la cultura. Situado en el corazón del Sudeste  Asiático, rodeado por Camboya, Laos y Birmania, comparte frontera con Malasia en el sur, siendo el único estado de la zona que no fue colonizado por los europeos, lo que ha permitido preservar su cultura. Además, su belleza natural es diversa y se extiende desde islas rodeadas de aguas color esmeralda, la metrópolis de gran altura de Bangkok, o los campos de arroz y el estilo de vida relajado del norte.

Tailandia ha sido un destino popular para los jubilados durante décadas -lo que ha generado importantes comunidades de expatriados- y ofrece visas a largo plazo para personas mayores de 50 años. Y es que el precio de su vivienda es sorprendentemente atractivo; su gastronomía es apta para cualquier paladar; es seguro; tiene una buena atención médica y cuenta con infraestructuras destacables y con servicios públicos muy económicos.

[Fuente: La Vanguardia]