La inmobiliaria Tecnocasa lo tiene claro: el sector inmobiliario se enfrenta a un nuevo escenario que se traducirá en caídas generalizadas de los precios próximamente. La firma ha presentado este martes en Madrid la trigésima edición de su Informe sobre el Mercado de la Vivienda con una significativa novedad: los importes de venta en el segundo semestre de 2019 cayeron un 2,1% respecto al mismo periodo del año anterior. “Significa un cambio del ciclo de crecimiento de la vivienda que hemos vivido en los últimos cinco años y a partir de ahí, cada ciudad es un mundo”, ha señalado Lázaro Cubero, director del departamento de Análisis del Grupo Tecnocasa.

En la inmobiliaria tienen razones para creer que las bajadas de precios se prolongarán un tiempo. Madrid y Barcelona, los dos mayores mercados, experimentaron una caída aún mayor que la media nacional: del 3,85% y del 3,26% respectivamente. Las dos metrópolis, ha explicado Cubero, “tienden a marcar el camino al resto, así que ciudades con crecimientos positivos, seguramente en unos meses empezarán a descender”.

Para José García Montalvo, catedrático de Economía en la Universidad Pompeu Fabra y coordinador del informe, la conclusión es muy similar. “Estamos en un claro cambio de ciclo. Se había producido un a expansión en mancha de aceite y cuando el centro [de las ciudades] empieza a contraerse, las áreas metropolitanas también lo harán”, ha indicado el experto.

Pisos sobrevalorados

El estudio de Tecnocasa, que se basa en las más de 11.000 operaciones de venta en las que intervino la inmobiliaria el año pasado, halla a la vez ciertas dificultades de los vendedores para adaptarse a la nueva realidad. En concreto, sobre 4.095 casas a la venta en la ciudad de Madrid, los agentes encuentran una sobrevaloración del 17% entre la expectativa de los propietarios y la valoración profesional de sus inmuebles. Una vez puesto el piso en precios de mercado, la rebaja media sobre el precio de venta fue el año pasado del 5,3%, siete décimas superior al de 2018.

En cuando al alquiler, el informe señala una situación con ciertas similitudes. No hay caídas, pero el enfriamiento de Madrid y Barcelona es notable y en ambas ciudades los precios crecen por debajo de la media nacional, del 4,59%. Así, en la capital los precios de las rentas han pasado en un año de crecer por encima del 11% a hacerlo un 3,8%. En Barcelona, considerado el indicador más avanzado del mercado de alquiler, la ralentización fue previa: si en 2017 los alquileres crecían cerca del 20%, en 2018 lo hicieron ya al 4% y el año pasado se moderaron hasta el 2,1%.

[Fuente: El País]