Una de las grandes consecuencias de la pandemia vivida el año pasado ha sido que muchos ciudadanos se han dado cuenta de las mejoras que necesitaba su hogar. Esta circunstancia unida al aumento del ahorro por parte de algunas familias ha hecho que el sector de las reformas viva su particular agosto. Sin embargo, en la otra cara de la moneda encontramos que un gran número de esas reformas no contaban con las licencias pertinentes, según han comenzado a denunciar algunos ayuntamientos españoles.

¿Qué debemos plantearnos antes de hacer una reforma?

Lo más importante a la hora de planear una reforma en casa es saber qué queremos hacer. Es decir, si vamos a hacerle un “lavado de cara” a la casa o vamos a cambiar elementos estructurales de calado.

En esta misma línea, el presupuesto con el que contemos para esas reformas también será crucial a la hora de decidir qué trabajos vamos a ejecutar. Según Albert Jané, Director técnico y de calidad de Aquí Tu Reforma, “necesitamos primero una propuesta, y con ella podríamos empezar a hacer un presupuesto”.

En este paso es donde se sabe si necesitamos un arquitecto técnico o no. Esta figura es importante no solo por su profesionalidad y conocimientos sino porque, “poder asesorar al cliente correctamente a nivel técnico es fundamental” explica Jané.

Según el director técnico de Aquí Tu Reforma “éste nos hará un proyecto, para ver si cumple con la normativa”. El experto aclara que si nuestra reforma “no cumple, el día de mañana si lo quieres legalizar, no podrás”. Una normativa que varía mucho según el municipio donde se encuentre el inmueble. Por eso, Albert Jané admite que “de ahí vienen muchas veces las confusiones” de los clientes.

Sin embargo, el director técnico de Aquí tu Reforma insiste en que hay un tema que éstos tienen que tener claro y es que “toda actividad que hacemos en casa de obras, por pequeña que sea, necesitamos de una licencia”.

Una licencia de obra es un permiso que se solicita al Ayuntamiento de la localidad en donde se encuentre el inmueble. Hay de varios tipos. De hecho, según Jané, dependiendo de “la magnitud de la reforma” deberemos solicitar unos u otros.

¿Qué consecuencias legales puede tener el no haber pedido permiso de obra para tu reforma?

Según Arantxa Goenaga, abogada y socia de Círculo Legal Barcelona, “cuando se realiza una obra sin permiso el Ayuntamiento del piso o casa donde se están realizando las obras abrirá un expediente administrativo”. En él, normalmente, afirma la letrada, se “acordará la paralización de la obra”, pero también se “puede imponer una sanción económica por no haber presentado la documentación en el Ayuntamiento y haber obtenido la pertinente autorización”. Incluso, en los casos más severos, “se puede llegar a exigir que se restituya la situación anterior derribando las obras realizadas a costa de la persona que las ha realizado”.

Por eso es tan importante recibir asesoramiento por parte de la empresa reformista. Aunque lo cierto es que “el propietario debería ser el primer interesado en hacer las cosas bien”, añade Albert Jané.

¿Dónde y cómo hay que pedir el permiso de obra?

Este tipo de permisos los tramitan los Ayuntamientos. Por eso, aquel propietario que quiera hacer reformas en casa “debe solicitarlo con anterioridad a la realización de las obras con una petición al Ayuntamiento donde se encuentra la vivienda o local que se quiere reformar”, afirma Arantxa Goenaga.

Así pues, prosigue “en función del tipo de permiso que se solicite pueden tardar más o menos en conceder y requerirá de mayor documentación”. Por ejemplo, en el caso de “una licencia por obra mayor requerirá un proyecto técnico de un arquitecto y puede tardar unos dos meses en obtenerlo”, concluye la letrada.

¿Qué impuestos gravan las obras y reformas?

“El impuesto que grava las obras y reformas es el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO)”, aclara Goenaga. En este sentido, cada Ayuntamiento en sus Ordenanzas Fiscales fija su cuantía, por lo que no todos cobran lo mismo.

Por su parte, el director técnico de Aquí Tu Reforma, Albert Jané aclara que “los impuestos a pagar suelen oscilar entre un 4% y un 6%” del total del presupuesto de la obra.

Además de esto, suele haber una tasa por prestación del servicio que algunos Ayuntamientos también exigen.

¿Qué tipos de permiso de obras hay?

Aunque cada Ayuntamiento pide unos requisitos concretos para cada uno de ellos, en términos generales podemos distinguir tres tipos de permisos, que fundamentalmente dependen de la obra que se vaya a realizar:

  • Acto comunicado: según nos aclara Goenaga esta licencia “es para pequeñas reparaciones”. Se trata pues de una simple comunicación al consistorio de que se van a iniciar trabajos en la vivienda. Suele concederse automáticamente.
  • Licencia de obra menor: se requiere para aquellas obras que no afectan a la estructura de la vivienda. Sin embargo, según la letrada esta licencia es para trabajos que “ya tienen una cierta entidad como puede ser la adaptación de la misma para una persona con movilidad reducida”, por ejemplo.
  • Licencia de obra mayor: Goenaga explica que este permiso es “para aquellas obras que pueden afectar a la estructura y tienen una entidad y requieren de un proyecto técnico por un arquitecto”.

Así pues, si estamos pensando en hacer reformas en casa este verano, debemos saber que una visita a nuestro Ayuntamiento es también conveniente como parte del proceso de reformar nuestra vivienda.

[Fuente: Idealista]