La Comunidad de Madrid da luz verde definitamente al Plan Vive, un programa que contempla la construcción de 15.000 viviendas de alquiler asequible en toda la región a lo largo de la legislatura.

Y es que el Boletín Oficial de la región (BOCM) ya ha publicado el procedimiento para licitar la concesión de las primeras 46 parcelas, donde se desarrollarán 6.646 viviendas. Los terrenos se encuentran en un total de 14 municipios: Madrid, Torrelodones, Alcalá de Henares, Colmenar Viejo, Getafe, San Sebastián de los Reyes, Tres Cantos, Torrejón de Ardoz, Móstoles, Alcorcón, Navalcarnero, Humanes de Madrid, Velilla de San Antonio y Pinto.

Según consta en el documento remitido por la Comunidad de Madrid, estas parcelas (que son titularidad de la región) se adjudicarán mediante concesiones administrativas de dominio público a terceros, quienes ejercerán la actividad de promoción de estas viviendas en régimen de arrendamiento. Y añade que, con la apertura del procedimiento de licitación, se aprueban los Pliegos de Condiciones Particulares y de Prescripciones Técnicas que han de regir todo el proceso. Serán publicados mediante un anuncio en el Perfil de Contratación de la Administración, a través del Portal de la Contratación Pública de la Comunidad de Madrid.

David Pérez, consejero de Vivienda y Administración Local de la región, recalca que “con su publicación en el BOCM, la Comunidad de Madrid da el pistoletazo de salida a uno de los proyectos más ambiciosos en materia de alquiler de vivienda en Europa, en los últimos años”. Y añade que la envergadura del proyecto “equivale a más de una tercera parte de toda la producción anual del sector inmobiliario en vivienda nueva en la Comunidad de Madrid o, por ejemplo, dos terceras partes de toda la vivienda que se promoverá en Madrid Nuevo Norte, y que, por tanto, se convertirá en una gran palanca de desarrollo económico y social sin parangón en España y Europa desde la iniciativa pública y la colaboración privada”.

Según los cálculos oficiales, el plan movilizará alrededor de 700 millones de euros de inversión, creará unos 57.000 empleos al año (derivados de la construcción y explotación de los pisos) y beneficiará a 17.000 inquilinos, que pagarán una renta inferior a la que marca actualmente el mercado. La Comunidad estima “un ahorro anual en el alquiler medio de mercado de 19 millones de euros y con un impacto en el PIB regional, durante todo el periodo de concesión de 4.428 millones de euros, además de generar 719 millones de euros por los diferentes tributos que percibirán las Administraciones Públicas”.

Unas 25.000 viviendas asequibles en 8 años

El objetivo del Plan Vive Madrid es poner en el mercado de alquiler hasta 25.000 viviendas durante los próximos 8 años, 15.000 de ellas durante la presente legislatura.

Con este programa, la región busca facilitar el acceso a la vivienda a distintos colectivos, como menores de 35 años, familias numerosas y personas con discapacidad, además de contribuir a incrementar la oferta en el mercado del alquiler
madrileño con unos precios sensiblemente inferiores a los precios de mercado. Para llevar a cabo este plan, la Comunidad de Madrid dispone hasta el momento de 1,2 millones de m2 repartidos en 43 municipios de la región.

Por otro lado, la autonomía quiere conseguir una gestión eficiente del patrimonio público, “con la optimización de sus rendimientos, directos e indirectos, económicos y de otra índole, siempre ligados a fines de interés público. La puesta en el mercado de alquiler de este importante número de viviendas reducirá la tensión mercado del alquiler en Madrid mediante precios asequibles”, asegura el Gobierno regional.

La normativa incluye la regulación del procedimiento a seguir para la asignación de las viviendas, así como su régimen de uso, la promoción de viviendas sobre suelos de redes supramunicipales, el destino de las viviendas, la constitución de una lista de interesados y su publicidad. El articulado contempla igualmente la posibilidad de establecer reservas de viviendas y su procedimiento de asignación, además de los requisitos de acceso a las viviendas, el régimen jurídico de los contratos de arrendamiento y su control por la Administración.

[Fuente: Idealista]