La pandemia del covid-19 ha sacudido a todo el tejido empresarial español, aunque hay sectores que se han comportado mejor que otros. En este sentido, el inmobiliario y más en concreto el residencial de obra nueva ha aguantado la crisis generada por el coronavirus. De hecho, cierra 2020 sin registrar caídas en sus precios y con un repunte de las transacciones durante los meses de verano. Además, los promotores no esperan grandes ajustes para el próximo ejercicio y miran con optimismo el futuro a corto y medio plazo

La vivienda de obra nueva vive una realidad distinta al resto del sector residencial. Mientras en el mercado de segunda mano y en el segmento del alquiler se han registrado pequeños descensos en los precios, lo pisos de nueva construcción han tocado incluso máximos de los últimos diez años en plena pandemia.

Según un informe elaborado por Sociedad de Tasación, el precio de la vivienda nueva en España se situó a cierre de junio en 2.472 euros/m2, la cifra más alta desde 2010 y, acorta distancias con los máximos registrados en 2007 (2.905 euros/m2).

Desde finales de 2014, el precio de la vivienda nueva no ha parado de aumentar, aunque desde junio del pasado ejercicio hasta junio de 2020, sólo se ha encarecido en 72 euros/m2, lo que demuestra que el crecimiento se ha moderado al registrar una variación anual inferior al 4,5% que registró entre diciembre de 2018 y el mismo mes de 2019, cuando pasó de 2.348 euros/m2 a 2.453 euros/m2.

No obstante, los precios actuales están más cerca de ese récord que de los mínimos de la anterior crisis. A finales de 2014, el precio medio llegó a situarse en 1.992 euros/m2, lo que significa que desde entonces el precio se ha encarecido casi un 24% o, lo que es lo mismo, en 478 euros/m2. En cambio, el precio actual está a 433 euros/m2 por debajo de máximos.

Sociedad de Tasación también registró aumentos del precio en una ubicación tan importante como la capital de España en junio. De hecho, los resultados del informe revelaron que el precio medio de la vivienda nueva en Madrid capital se situó en 3.663 euros por m2 en junio de 2020, lo que supuso un incremento del 4,2% con respecto al año pasado y del 1% con respecto a diciembre de 2019. La evolución del precio de la vivienda nueva en el área metropolitana de Madrid siguió una tendencia similar, con una variación media del 2,9% interanual y del 0,8% semestral hasta los 2.039 euros por m2, muy por debajo del promedio de la capital.

Por su parte, Colliers, también reflejó su confianza en la obra nueva y en su consolidación, a pesar de la crisis del covid-19, aunque mostró más preocupación con los precios de oferta de segunda mano que sí han experimentado retrocesos de entre el 5 % y el 15%, según la consultora.

Una demanda sostenible

Pero el precio no es lo único que indica la buena salud de la que goza este negocio. El interés por adquirir una vivienda nueva también es otro termómetro que demuestra la resistencia que tiene el sector a la crisis sanitaria y económica generada por el covid.

Cabe destacar en este sentido, que la búsqueda de viviendas de obra nueva en idealista se disparó un 37% tras el confinamiento, sobre todo en las provincias de Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga. En estas localizaciones, las visualizaciones de anuncios de este tipo de producto han aumentado un 36,8% entre mayo y octubre de 2020, con respecto al mismo periodo de 2019, según datos de idealista/data. Un incremento que demuestra la fortaleza de este producto en un momento tan complicado como este. En el balance de los 10 primeros meses, el alza interanual alcanza el 40%.

[Fuente: Idealista @CarlosLospitao]