El parque del Retiro de Madrid, se encuentra situado en pleno centro de Madrid. Conocido como el pulmón de la ciudad, cuenta con una larga historia y es el lugar favorito de muchos madrileños. Sin embargo, esconde secretos que muchos desconocen. ¿Te animas a descubrirlos?

Su origen. Su origen se remonta a principios del siglo XVII cuando el conde-duque de Olivares se lo regaló a Felipe IV. Durante años sus maravillosos jardines de fueron uso exclusivo de los monarcas. Carlos III permitió la entrada a los ciudadanos y tras la Revolución de 1868 el parque pasó a ser del Ayuntamiento.

Sus aguas. Para limpiar el estanque se hizo necesario vaciarlo en el año 2001. ¿Qué se encontró bajo sus aguas? Pues de todo lo que podamos imaginar: sillas, vallas del ayuntamiento, móviles, monopatines, ¡incluso urnas de fallecidos con sus cenizas! Es impresionante saber lo que la gente es capaz de tirar en cualquier sitio…

Sus flores. Pasear por los senderos del parque es una delicia para los sentidos. Sus flores juegan un papel esencial.

Palacio de cristal. En pleno centro del parque encontramos el Palacio de Cristal, un edificio construido en hierro y cristal y que que da forma a uno de los rincones más bonitos del Retiro. La mejor hora para visitarlo es por la mañana cuando el reflejo del sol incide directamente sobre él dándole un tono increíble.

El árbol más viejo. El árbol más antiguo de Madrid se encuentra en el parque del Retiro. Se cree que está allí plantado desde el año 1663. Si quieres verlo, dirígete a la puerta de España, por el lado que colinda con la calle Alfonso XII. Es un ahuehuete y se encuentra en los jardines del Parterre.

[Fuente: miviaje.com]